Esclarece PGJE robo a empresa gasera


27 Mayo 2014 / Tlaxcala, Tlax. ( Redacción)

 

El trabajo de investigación y jurídico por parte de los agentes de la Policía Ministerial y fiscal, respectivamente, permitió cumplimentar la orden de aprehensión en contra de Carlos Hernández Ramírez y Gabriel Totomoch Huerta, por el delito de robo calificado, toda vez que despojaron con lujo de violencia de una camioneta repartidora de gas a un sujeto en el municipio de Apetatitlán.

 

El agraviado denunció ante el Agente del Ministerio Público que el 22 de marzo del año en curso acudió al municipio de Yauhquemehcan a cargar su camioneta, toda vez que se desempeña como repartidor de cilindros de gas.

 

Relató que poco después circulaba por el municipio de Apetatitlán con dirección a Santa Ana Chiautempan, en ese momento una mujer le hizo señas, por lo que se detuvo ya que creyó que requería de un tanque de gas.

 

Acto seguido fue abordado por dos sujetos que llegaron a bordo de un vehículo particular, quienes pistola en mano lo despojaron de su unidad que iba cargada de 21 cilindros de 20 kilogramos y tres de 30, y lo subieron al automóvil para posteriormente abandonarlo en la comunidad de Atotonilco, municipio de Tlaxco.

 

Por lo anterior, acudió a denunciar los hechos al Representante Social, quien inició la Averiguación Previa 289/2014/ERVTC-S y luego de documentar las pruebas contundentes obtuvo del Juez Segundo del Distrito Judicial de Guridi y Alcocer la orden de aprehensión dentro del proceso 198/2014 en contra de Carlos Hernández Ramírez, de 27 años de edad, y Gabriel Totomoch Huerta, de 29, por el delito de robo calificado, en agravio de Garza Gas de Provincia, S.A de C.V.

 

De inmediato, los detectives se abocaron a la localización de los probables responsables, por lo que el 26 de mayo ubicaron a los sospechosos en carretera federal México-Veracruz, kilómetro 131, a la altura del municipio de Yauhquemehcan y luego de corroborar que se trataba de Carlos Hernández Ramírez y Gabriel Totomoch Huerta, fueron aprehendidos y remitidos al Centro de Reinserción Social (Cereso) para que desde allí continúen con su proceso.