Se inunda tras fuerte aguacero la «Plaza Guadalupe» en Apizaco

  • Registra fuertes encharcamientos de aguas negras el centro comercial y la caída de un plafón en uno de su accesos el que luce sellos de clausura

15 de Junio 2014 / Tlaxcala, Tlax. (Sergio Espinoza)
Al rededor de las 6:30 de la tarde de este sábado, una fuerte lluvia se dejó caer en la ciudad de Apizaco, provocando que transeúntes y ciudadanos corrieran a resguardarse bajo toldos, cortinas y plazas comerciales, sin saber que en una de estas quizá hubiese más agua al interior que afuera.
Es le caso de la «Plaza Guadalupe» ubicada sobre la Avenida Cuauhtémoc, frente al mercado del mismo nombre, entre las calles Francisco I. Madero y Aquiles Serdán, lugar de paso comercial obligado al centro de la ciudad rielera.
La que presenta concurridos sanitarios en mal estado, frecuente deshabasto de agua potable, aspecto sucio y descuidado, además de que durante la temporada de lluvias el espectáculo acuático como el este sábado, ya se ha vuelto común.
Donde la gente que corrió a guarecerse de la fuerte lluvia que se registró por más de una hora, padeció de la misma en algunas zonas al interior de la plaza, debido al mal estado de buena parte de las laminas que conforman la techumbre.
Así como ver y constatar, del rápido incremento en el nivel del agua principalmente aguas  negras que cubrió el piso, proveniente de los registros que se encuentran al centro del pasillo y al interior de los locales comerciales.
Lo que obligó a los visitantes subirse sobre las bancas de descanso, buscando de esta forma evitar mojarse los zapatos con el agua de las alcantarillas, la que incluso ingresó a algunos locales, los que en su mayoría cuentan con piso de nivel bajo, donde se vio también gente apiñada en las entradas de algunos locales y cubriéndose con un paraguas de la lluvia, a pesar de estar bajo una techumbre.
Pasado el estruendo atemorizante de la lluvia, la que amenazó con derribar las laminas que ya cuentan con unos 14 años de vida útil, un ejército de locatarios mujeres, hombres y hasta niños, equipados con escobas, jaladores comunes e industriales, los que calzando botas altas, procedieron a limpiar el lugar de una manera por demás organizada y rutinaria, lo que nos da a saber que la situación es recurrente.
Y es que a decir de los propios locatarios, lo vivido este sábado «es de todos los años y épocas lluviosas», donde el insuficiente sistema de drenaje ocupado para el desagüe de la zona, hace que las tapas de los registros se vean superadas por la salida de las aguas negras, lo que incrementa el riesgo aún más, ya que el cableado eléctrico de la plaza, es subterráneo mismo que corre a la par del drenaje.
Por sí esto fuera poco, la zona comercial parece quedar aislada de las calles aledañas debido a las fuertes inundaciones que se registran y sufren los locatarios al igual que su clientela; imposibilitando prácticamente el acceso a la plaza por personas a pie.
Es más, por estas fechas, el acceso norte de la Plaza Guadalupe, luce sus puertas con sellos de clausura, debido a la caída del plafón presumiblemente por la falta de mantenimiento, sin que la administración de la plaza dependiente del gobierno municipal, haga algo al menos por alguno de los temas que aquejan a los comerciantes, los que se están volviendo añejos, los que mes con mes pagan su renta y que no ven reflejado esto, en el servicio que brinda la plaza, el que calificaron de pésimo.image
Al ser entrevistados algunos locatarios, refirieron que el municipio desde varias administraciones atrás ha sostenido acercamiento con los usuarios de la plaza, donde los presidentes en turno, han hecho caso omiso a sus peticiones, pretextando que no hay recurso disponible para dar soluciones a dichas quejas; aún cuando los locatarios han propuesto pagar el 50 por ciento de la inversión requerida para solventar las necesidades más apremiantes.
Finalmente es por ello que a través de este medio, hacen un llamado a Jorge Luis Vázquez Rodríguez, el alcalde en funciones para que con la sensibilidad propia de su encargo, considere el atender las necesidades que registra el área comercial en comento, esto antes de que se pongan en marcha las dos plazas comerciales, que están en plena edificación.
A raíz de lo ocurrido este sábado, la memoria empieza a refrescarse y ya empieza a moverse el fantasma del joven trabajador de la administración anterior, el que falleció de manera inexplicable al interior de la oficina administrativa, ubicada en la planta baja de la «Plaza Guadalupe», donde se presume había alcohol y sustancias no legales.
Suceso que no ha dejado tranquilos a los deudos, ya que las explicaciones y los dictámenes oficiales, no satisfacen a la familia, los que están en busca de la verdad y de una explicación lógica, mismos que amenazan con recurrir a la exhumación de los restos mortales del infortunado joven, para unas nuevas pruebas periciáles.

Tags: municipios, comercio, Apizaco, plaza Guadalupe, inundación, afectaciones,